La ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, hizo un llamado a todos los sectores para tomar medidas de adaptación y acción climática, ya que Colombia es uno de los países más vulnerables a los efectos del cambio climático, como se están viviendo en diferentes partes del territorio.

La ministra afirmó que si no se actúa de manera decidida, los daños serán irreversibles y los efectos del cambio climático, como las olas de calor cada vez más intensas, afectarán a las nuevas generaciones. Seguramente, dentro de menos de 40 años, nuestros niños vivirán en un mundo que será más caliente en más de 4°C. Es hora de actuar desde todos los sectores para lograr el cambio necesario.

La ministra también advirtió que el aumento de la temperatura del planeta traerá consecuencias preocupantes en la forma en que nos relacionamos con la naturaleza y en nuestra forma de vida. La seguridad alimentaria del país se vería afectada, principalmente en cultivos como yuca, arroz, plátano, papa, caña, maíz y frijol, que son muy sensibles a los efectos del clima. Además, el agua y la biodiversidad estarán en alto riesgo.

Todos los municipios del país tienen un alto grado de riesgo por cambio climático, y algunos departamentos como San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Vaupés y Amazonas presentan mayor nivel de riesgo.

La agenda ambiental del presidente Gustavo Petro y la ministra Susana Muhamad ha priorizado la acción climática en el Plan Nacional de Desarrollo. Para lograr la adaptación, la resiliencia y la mitigación en los territorios, se propone articular la gestión del riesgo de desastres, la adaptación al cambio climático y la mitigación de la erosión costera. Además, se avanzará en acciones para cumplir las metas de reducción de emisiones de gases contaminantes.

Colombia ha puesto su lucha contra el cambio climático en el panorama mundial para llegar a la Cumbre del Clima (COP 28), que se realizará en Dubai este año. El país busca un acuerdo multilateral que establezca una frontera ambiental a la explotación del Ártico.

La ministra también destacó que Colombia sigue trabajando en una coalición internacional para proponer un canje, reducción o refinanciación de la deuda mundial para países vulnerables y de renta media, con el fin de invertir el espacio fiscal adicional en la reducción de emisiones y adaptación con miras al 2030. Si se lograra refinanciar por lo menos el 10% de la deuda externa del país, la acción climática de Colombia tendría cerca de 7 billones de pesos anualmente para multiplicar sus capacidades.

Spread the love