En el 2022 se realizaron ocho recorridos por espacios que son candidatos por convertirse en Bien de Interés Cultural del Distrito.


Vigías del Patrimonio es la iniciativa que en 2023 le apunta a la apropiación y preservación de la riqueza cultural de Barranquilla. Para Johny Insignares, creador del emprendimiento City Lovers que oferta recorridos por la ciudad para conocer la historia y valor de sectores con importante memoria histórica, hacer parte de la primera promoción de 90 vigías le permitirá seguir fortaleciendo el patrimonio cultural de Barranquilla.

De acuerdo con Insignares, esta preparación de vigías “debe ser permanente, porque es el ojo de las personas en la calle, el que tiene que estar en constante veeduría de la preservación arquitectónica de los lugares de la memoria en Barranquilla. Es una formación que da conocimientos extras, además comprometen y apropian al ciudadano para que promueva la preservación de la memoria de la ciudad”.

Destaca, además, que la formación permite el encuentro y diálogo de la institucionalidad, la academia y personas naturales que lideran iniciativas en pro de la construcción de ciudad, lo que es muy valioso “cuando se quiere construir una ciudad de todos y con un patrimonio protegido por todos”.

El rey Momo del Carnaval de Barranquilla 2023, Sebastián Guzmán, además de comandar las carnestolendas también integra los nuevos vigías. Para él, los conocimientos entregados en este proceso le han permitido fortalecer su visión como hacedor del Carnaval. “Tenemos la importante tarea de seguir formando a la comunidad sobre su patrimonio, para que así cada ciudadano desde su quehacer vele por la preservación de la riqueza patrimonial, material e inmaterial de la ciudad”, comenta.

Ana Cotes, líder de la iniciativa ‘Barrio Abajo con Ana’, a través de la cual ofrece experiencias de inmersión y acercamiento con el patrimonio vivo de este sector Bien de Interés Cultural, resalta que la capacitación de vigías del patrimonio le permitió conocer las herramientas con las que cuenta la comunidad para ejercer su rol como corresponsable en la preservación del Patrimonio.

Capacitación para preservar

Barranquilla cuenta hoy con más de 567 hectáreas de áreas protegidas como patrimonio cultural, que incluyen los barrios Prado, Bellavista, una parte de Alto Prado y el Centro Histórico, con declaratoria nacional y el tradicional Barrio Abajo del Río, con declaratoria distrital; además, el Carnaval, Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad.

Para promover la preservación de esta riqueza cultural de la ciudad la Secretaría de Cultura y Patrimonio de Barranquilla lideró el proceso de formación de 90 Vigías del Patrimonio, a través de una alianza interinstitucional, pionera en el país en el tema, que convocó al SENA, a la Universidad Simón Bolívar y a la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares – EDA.

De acuerdo con la secretaria de Cultura y Patrimonio de Barranquilla, María Teresa Fernández Iglesias, ellos serán 90 ciudadanos que van a estar trabajando de la mano con la institucionalidad para seguir vigilando nuestro patrimonio material e inmaterial, y además han obtenido algunas destrezas para presentar proyectos sobre el tema. “Nos sentimos contentos y orgullosos de esta primera promoción y esperamos continuar con el proyecto en este año que inicia”, estimó.

Este programa de Vigías del Patrimonio tiene como misión ofertar la capacitación idónea de los ciudadanos con inquietud y pasión por el tema patrimonial y afines.

Recorridos por el patrimonio

La Secretaría de Cultura y Patrimonio lideró la iniciativa ‘Descubre BAQ’, a través de la cual ofreció ocho recorridos a la ciudadanía por espacios que son candidatos por convertirse en Bien de Interés Cultural del Ámbito Distrital.

Así los barranquilleros tuvieron la oportunidad de adentrarse y descubrir lugares como la Sinagoga Bet EL, la Gran Logia Masónica y el Cementerio Universal. En esta iniciativa participaron más de 240 personas, que tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano los valores estéticos, históricos y simbólicos que hacen de estos inmuebles un tesoro de los barranquilleros.

Spread the love