Hoy el sector de la palma de aceite recordó las razones que hacen al campo colombiano motor y energía para la economía del país.


Entre el 7 y el 9 de junio de 2023, Fedepalma realiza la versión número 51 de su Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite con el lema “Palma de aceite, motor del desarrollo sostenible e inclusivo”. En su primer día de actividades, el Congreso se encargó de demostrar, con una asistencia de más de 1.000 palmicultores, que el sector de la palma de aceite construye oportunidades para un campo sostenible, inclusivo y productivo.

Durante este miércoles, los eventos ocurrieron en el Centro de Convenciones de Puerta de Oro, Barranquilla, en el Campo Experimental Palmar de la Sierra y la plantación CI Tequendama. La conversación giró en torno al mejoramiento del cultivo de palma de aceite, la productividad, el tema de mercados y la sostenibilidad.

En Fedepalma se cree en el poder y la riqueza de las zonas palmeras, por eso el Congreso Palmero se convirtió en un espacio para compartir y aprender sobre la palma de aceite y su impacto positivo en el desarrollo de los biocombustibles. Sobre este asunto, Carolina Rojas, presidenta ejecutiva de la Federación Nacional de Biocombustibles, aseguró: “Nuestro aceite de palma es energía líquida renovable y es la hoja de ruta para la descarbonización de la movilidad, mejorando la calidad del aire y también la salud de todos los colombianos”.

Los palmicultores aprendieron, a través de presentaciones y ejercicios participativos, sobre tendencias de mercado, las mejores formas de asegurar precios justos y el impacto que tienen en la estructura de costos de sus cultivos los fertilizantes y la mano de obra. Adicionalmente, profundizaron su conocimiento, de la mano de Cenipalma, en: cómo una asistencia técnica planificada contribuye con la productividad y la calidad de sus cultivos, cómo las buenas prácticas mantienen niveles bajos de contaminantes en el aceite y cómo el mejoramiento genético mejora la resistencia de las plantas y las hace más productivas.

La sesión de hoy recordó por qué el cultivo de palma de aceite está comprometido con la productividad y sostenibilidad del campo colombiano. Para 2022, desde lo económico, contribuyó con más de 17% del PIB rural; en lo social, generó más de 200.000 empleos directos e indirectos; y en lo ambiental siguió creando prácticas de gestión del recurso hídrico de cara a la adaptación y mitigación del cambio climático.

Mañana Fedepalma y los palmicultores seguirán conversando acerca de las oportunidades que crea el sector de la palma a través de la innovación, la sostenibilidad, la diversidad y la productividad. Un camino que juntos recorren para crear una Colombia y un campo con oportunidades, motivo de orgullo para todo el país #51CongresoPalmero

Spread the love