Desde ACOPI lamentamos profundamente que el Gobierno Nacional pese a la sustentación
de nuestras Propuestas en materia fiscal en beneficio de las MiPymes, realizada en
distintos espacios ante el Ministro de Hacienda y el Director de la DIAN; en reunión
celebrada el 1° de agosto del presente año, con representantes de las distintas seccionales
y su mesa directiva y en las audiencias públicas celebradas con participación de los
miembros de las Comisiones tercera de Senado y Cámara en la ciudad de Bogotá,
Barranquilla, Cali y Cúcuta, haya tomado la decisión de no tener en cuenta nuestras
propuestas de tarifa diferencial de renta, la exclusión del 4 x mil, la ampliación del Régimen
Simple de Tributación y la inclusión del impuesto de normalización tributaria.
Estas propuestas estaban encaminadas al cumplimiento de los principios de equidad y
progresividad establecidos en la Constitución y cuya inobservancia, está afectando
gravemente las sostenibilidad y generación de empleos dignos de un tejido que representa
el 99.6% de las empresas del país.
La tarifa diferencial de renta, es un mecanismo para disminuir la desigualdad empresarial y
se ajusta a la capacidad de pago de este segmento, el cual se encuentra en proceso de
recuperación de las consecuencias generadas por la pandemia, una alta inflación y escasez
de bienes, servicios e insumos. Desde nuestro Gremio consideramos que, la renta
diferencial se ajusta a las propuestas esbozadas por el doctor Gustavo Petro durante su
campaña y en su discurso de posesión.
Por otro lado, consideramos que la exclusión del grupo tres del Régimen Simple de
Tributación, es un retroceso que desincentiva la formalizacion empresarial, teniendo en
cuenta que desde su creación mas de 22.000 empresarios de este grupo le apostaron a la
formalidad.
De otro, el no contemplar la exclusión a las micro, pequeñas y medianas empresas del
4×1000 de todos los conceptos salariales por pago de nómina y para el pago de impuestos
nacionales y territoriales, imponiendo una carga fiscal que afecta el desempeño empresarial
y su capacidad de crecimiento.
Adicionalmente, las medidas sobre normalización tributaria para las MiPymes, tenían como
finalidad que las empresas de nuestro segmento pudieran regularizar su situación fiscal
teniendo en cuenta el impacto que las medidas de contención del COVID-19 originaron en
sus finanzas, restándole capacidad para cumplir con el pago de sus obligaciones fiscales.
Spread the love