Gracias al proyecto Cartagena – Barranquilla y Circunvalar de la Prosperidad, campesinos del Atlántico ven en el cultivo y cuidado de abejas una alternativa de ingresos

74

Esta iniciativa, de preservación de flora y fauna, es posible gracias a las compensaciones ambientales del corredor vial concesionado por la ANI. 

Un proyecto piloto de meliponicultura (cultivo y cuidado de especies de abejas nativas para obtener miel) les ha permitido a 20 familias de los municipios de Repelón y Villa Rosa, en el Atlántico, preservar el medioambiente y diversificar sus alternativas de ingresos.

“Hemos tenido la oportunidad de aprender sobre las abejas y no solo para obtener miel y cera, pues ahora queremos potenciar este proyecto y ampliarlo hacia el ecoturismo y el turismo sostenible en nuestra región”, cuenta Reinel Cabrera, un agricultor de 64 años que siembra yuca y ñame en Repelón, y que ha sido beneficiado con esta iniciativa.

Lo primero que se hizo como parte de este proyecto piloto fue la instalación del meliponario base, el lugar donde se alojan las 40 colonias de la iniciativa productiva. En cada una puede haber entre 500 y 2.000 abejas y se deja abierta la posibilidad de reproducción de esta especie para que se pueda trasladar la iniciativa a otras comunidades vecinas.

A estas familias del Atlántico se les han impartido cursos de capacitación para formar a las comunidades en temas relacionados con la meliponicultura y la producción de miel de las abejas sin aguijón, mediante talleres prácticos de armado, partición y alimentación de colmenas, y los implementos necesarios para su manejo y aprovechamiento de la miel y la cera.

“Este proyecto piloto es posible gracias a las compensaciones ambientales del corredor vial Cartagena-Barranquilla y Circunvalar de la Prosperidad, concesionado por la ANI; se estima que dure un año y cuente con inversiones por más de $300 millones de pesos”, destacó la ministra de Transporte, Ángela María Orozco.

“Hemos tenido un acompañamiento constante a la comunidad a través de los técnicos especializados en este proceso. Así apoyamos a estas familias, para que tengan una alternativa de aprovechamiento sostenible que podrán realizar paralelo a la producción y manejo tradicional de sus parcelas”, agregó la funcionaria.

Por su parte, el vicepresidente de Planeación, Riesgos y Entorno de la ANI, Diego Morales, explicó que el programa se enfocó en abejas dado que se presenta una disminución significativa de la especie, lo cual se debe a varias amenazas como la deforestación, el uso indiscriminado de pesticidas y el cambio climático.

“Debido a esta disminución ha surgido un especial interés por este tipo de organismos, que son polinizadores y dispersores de semillas de plantas silvestres y cultivadas”, explicó el vicepresidente.

Una de las perspectivas con la que se ha afrontado esta problemática ha sido aumentar su población a través del uso sostenible de estas especies, contribuyendo no solo a su conservación sino también siendo una alternativa de ingreso económico para los campesinos en las comunidades rurales.

“Vimos la posibilidad de beneficiar a los propietarios de las parcelas del Distrito Regional de Manejo Integrado Banco Totumo Bijibana, en Repelón, y a la comunidad estudiantil de la Institución Educativa Agropecuaria de Villa Rosa para sensibilizarlos sobre su conservación y los beneficios ecológicos que estas especies otorgan a los ecosistemas”, según dijo el vicepresidente de la ANI.

“En nuestra región no existe venta de colmenas, ni colonias para la instalación de meliponarios. Por eso estamos muy contentos con este proyecto que nos va a permitir aprender sobre la distribución y elaboración de la materia prima para el montaje de futuros meliponarios”, manifiesta Reinel Cabrera.

Las comunidades de Repelón y Villa Rosa, a dos horas de Barranquilla, han ido fortaleciendo su conciencia sobre la biodiversidad silvestre y los beneficios ambientales que trae, como la polinización y conservación del bosque seco tropical en el que viven.

Así las cosas, y gracias al apoyo y respaldo del Gobierno Nacional, contar con iniciativas en las que se cumpla con la legalidad, se promueva el emprendimiento y el desarrollo del campo sigue siendo una prioridad.

De esta manera, el Gobierno continúa con la planificación y gestión que permita implementar con mayor celeridad el desarrollo rural en Colombia y una transformación estructural del campo, sobre la base de un plan construido de manera participativa desde los territorios.