Gran encuentro por la no repetición del conflicto y la Búsqueda de Personas en el Cesar

140

Con el diálogo que tendrá distintas fases, se espera llegar a la firma de un pacto que contribuya con la reconciliación y la convivencia pacífica.

Valledupar,.-   Este miércoles 26 de mayo, desde las 8:30 am, se realiza en Valledupar el encuentro ‘Diálogos para la construcción del Pacto por la No repetición y la Búsqueda de Personas en el Cesar’, un encuentro que contará con una participación amplia y diversa de representantes de distintos sectores de la sociedad y el territorio del Departamento.

Líderes, lideresas, víctimas e instituciones del Cesar junto con la Comisión de la Verdad, la Jurisdicción Especial para la Paz –JEP-, la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, como entidades del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, SIVJRNR, y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, OACNUDH, dialogarán sobre los factores y el papel que deben tener la sociedad civil y las instituciones para la construcción de garantías de no repetición en el departamento.

Este espacio será la oportunidad de tejer articulaciones que propenden por generar reflexiones, diálogos, actividades, entre otras; que tengan relación con las garantías de no repetición, dirigida a las víctimas del conflicto armado, pero también a otros sujetos de derechos en el departamento del Cesar; es la oportunidad de analizar formas conjuntas para seguir afrontando, resistiendo y reescribiendo la historia del Cesar, en una narración que incluya lo urbano y lo rural, con las nociones contextualizadas de paz y no repetición.

El Cesar sufrió durante décadas los horrores de la violencia, por eso este miércoles comenzará este Diálogo que pretende construir de manera colectiva propuestas que faciliten la convivencia, la reconciliación y la no continuación del conflicto. Será el consenso entre los diferentes sectores lo que permitirá diseñar y firmar un Gran Pacto por la No Repetición y la Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas en el Cesar, una de las prácticas represivas más atroces cometidas durante el conflicto.

La Comisión de la Verdad, la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, la Unidad de de Personas Dadas Por Desaparecidas; y la OACNUDH, escucharán las voces, testimonios y compromisos de representantes de consejos de comunidades negras; de jóvenes estudiantes; de defensores de Derechos Humanos; de comunicadores sociales; mujeres; representantes de los pueblos indígenas; de la comunidad LGTB+, del sector cultural; de líderes y lideresas de organizaciones campesinas; ganaderos; personas víctimas del desplazamiento; de empresarios; y comerciantes, entre otros.

Se busca tener en contexto la realidad territorial del Cesar y los impactos que dejó el conflicto para estrategias que conduzcan a una convivencia pacífica duradera.

Este espacio será socializado a otros actores en el territorio, con el objetivo de promover escenarios para la reflexión, sensibilización y promoción relacionadas con las garantías de no repetición en el Cesar.

CONTEXTO DEL CONFLICTO EN EL CESAR

El conflicto armado en el Cesar entre 1958 a 1975 se caracterizó como un ciclo de agitación social, producto de las luchas por la tierra que se evidenció con invasiones de predios, desalojos violentos y movilizaciones. La crisis del campo y la agitación social coincidió con el despliegue del ELN, que en los años 70 ya estaba en los municipios del sur del Cesar, en límites con Santander, desde donde avanzó su accionar hacia el Perijá.

Entre 1976-1985 fue un ciclo de creación de movimientos sociales, el surgimiento de las insurgencias y un cambio de la economía del Cesar, que pasó de ser un emporio cafetero y algodonero a financiarse con réditos de la marihuana y de la explotación del carbón. A principios de los años 80 hizo su arribo, por Pueblo Bello, municipio cercano a Valledupar, en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, la guerrilla de las Farc. Con la incursión y expansión de estos grupos insurgentes al departamento sobrevinieron movilizaciones campesinas, sindicales del petróleo y el carbón, de la industria palmera, y surgimiento de movimientos estudiantiles y políticos regionales que hacen parte de la historia del Cesar.

El periodo siguiente, 1986-1996, se caracteriza por la configuración y fortalecimiento de los principales actores del conflicto armado, la intensidad de la actividad guerrillera en el territorio, donde las grandes multinacionales al frente del negocio de la extracción de carbón, se convertirían en el principal blanco de ataques para financiar su guerra; así como, el surgimiento de grupos paramilitares y con ello el aumento de la violencia política y el recrudecimiento del conflicto armado con diferentes hechos violentos.

Con la presencia y accionar de grupos paramilitares, en la década entre 1997-2006, cuando persistían graves violaciones de los Derechos Humanos, llegaron a sus niveles máximos los horrores del conflicto armado en este territorio; fue una década de implementación de estrategias de control territorial por parte de paramilitares y sus alianzas con el narcotráfico, un sector de las fuerzas militares, élites políticas y económicas de los departamentos del Cesar.

Con el objetivo de acabar con las Farc por parte del Estado en el territorio, se llevaron a cabo acciones violentas contra la sociedad civil, las ejecuciones extrajudiciales, el despojo masivo de tierras, la corrupción en el interior de las instituciones, la cooptación de los recursos de la salud y la educación por parte de grupos armados ilegales, que cuestiona la legitimidad de las instituciones del Estado.

Después 2006, se dio una reconfiguración del conflicto armado, que persiste pese a la desmovilización de paramilitares en entre 2005 y 2006 y el Acuerdo de Paz entre las Farc y el Gobierno colombiano una década después.