La cayena, símbolo de la Asamblea BID 2021

167
La Asamblea BID 2021, el evento que reunirá en Barranquilla a los líderes de desarrollo de Iberoamérica y de otras partes del mundo entre el 15 y 21 de marzo próximo, tendrá como símbolo gráfico la flor de la cayena, elemento que rinde alegoría a la pluralidad, en distintos sentidos, de la cual goza la capital del departamento del Atlántico.

Este símbolo tiene una variedad de colores en los que se destacan tonalidades azules, amarillas, verdes, fucsias, anaranjadas y blancas.

Este diseño, que se materializó en un prendedor artesanal elaborado con diminutas chaquiras y tejido con hilo, fue entregado por las autoridades local y nacional a los miembros de la misión del BID, que a mediados de febrero visitaron la ciudad para cerciorarse de los preparativos.

Karen Abudinen, Ministra TIC y gerente de Colombia para la Asamblea del BID 2021, dijo que la escogencia de esta flor hace referencia a la multiculturalidad del Caribe colombiano.

“Hay más de 150 especies de cayenas en el mundo, pero ninguna como la colombiana, sus colores, su belleza la hacen única. Así es Barranquilla, un lugar alegre, colorido y diverso, con gente talentosa y enérgica. Por eso es la flor que está presente en los jardines de nuestras casas y representa nuestro Carnaval”, manifestó Abudinen.

En el manual de imagen de la Asamblea BID 2021 al referirse a la cayena, se lee: “Refleja la innovación, la constancia, el conocimiento y la templanza, en cada uno de sus pétalos. Todos estos elementos necesarios, para lograr el fortalecimiento de una economía diversa y de impacto”.

El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins, señaló que “la cayena se nos metió en el corazón, por eso no es extraño que hoy sea el símbolo de esta importante Asamblea del BID. Nuestra flor insignia está presente en nuestras vidas y no es casualidad que sea el adorno de las cumbiamberas que tanto representan la cultura de esta región”, aseguró el alcalde.
Antes de convertirse en una flor barranquillera, la cayena llegó por mar desde Asia Oriental. Traía a cuestas su nombre científico de hibiscus rosa-sinensis y su lugar dentro de la familia de las malváceas.