Las unidades de cuidados intensivos del continente americano se llenan de personas jóvenes con coronavirus

173

La Organización Panamericana de la Salud alerta que los hospitales de la región están peligrosamente llenos y que no se puede ampliar indefinidamente la capacidad de las UCI, por lo que debemos comprometernos con una respuesta integral basada en la prevención y el mantenimiento de la atención sanitaria para la COVID-19.

Las unidades de cuidados intensivos del continente americano no solo albergan a personas de edad avanzada contagiadas de coronavirus, sino que también se están llenando de pacientes cada vez más jóvenes, advirtió este miércoles la Organización Panamericana de la Salud durante la rueda de prensa semanal donde se evalúa la evolución de la pandemia en la región.

La directora de la Organización, la doctora Carissa Etienne, explicó que las tasas de hospitalización entre los menores de 39 años aumentaron en más de un 70% en Chile; que, en Brasil, los mayores aumentos en las hospitalizaciones se han producido entre personas de 40 años; y que, en algunas zonas de Estados Unidos, hay más personas de 20 años hospitalizadas por COVID-19 que personas de 70 años.

Etienne destacó que los de adultos de diversas edades, entre ellas los jóvenes, están enfermando gravemente e incluso mueren.

“En Brasil, las tasas de mortalidad se han doblado entre los menores de 39 años, se han cuadruplicado entre los de 40 años y se han triplicado para los de 50 años entre diciembre de 2020 y marzo de 2021”, reveló.

Aunque destacó el notable trabajo regional para ampliar la capacidad hospitalaria durante 2020, al señalar “que Colombia, Panamá y la República Dominicana duplicaron su capacidad de camas en las UCI, mientras que Chile y Perú triplicaron las suyas y México y Honduras casi cuadruplicaron sus capacidades en sólo un año”, explicó que los hospitales de toda América están peligrosamente llenos.

La máxima responsable de la Organización destacó que “no se puede ampliar indefinidamente la capacidad de las UCI”, ya que no se dispone de “suficiente personal sanitario para contratar y formar a tiempo”

“Lo que nos lleva de nuevo a la mejor opción: todos debemos volver a comprometernos con una respuesta integral basada en la prevención y el mantenimiento de la atención sanitaria para la COVID-19 y otras afecciones”.