Un espacio para el diagnóstico de la salud mental de la familia

74

Con la irrupción de la pandemia en marzo de 2020, todos los esfuerzos se concentraron en preservar la salud física a través de la implementación de protocolos de bioseguridad, estrictas medidas de confinamiento, así como la reorganización de conductas y dinámicas sociales. Un año después, las implicaciones de la pandemia en la salud mental son evidentes en la sociedad y más aún, en las familias. Por esta razón el Séptimo Seminario Internacional de Desarrollo psicoafectivo y Educación emocional, organizado por el Programa Pisotón, tuvo como tema: La salud mental en la familia, una construcción de todos; evento que se realizó el pasado 15 y 16 de abril.

“La salud mental en la familia es una construcción de todos, así lo entendió el equipo de Pisotón cuando creó durante la crisis de covid-19 el programa Aventurémonos en familia, para llegar a cada hogar en Colombia, escucharlos en su caminar y dolor, lo cual ha permitido la resignificación de muchas historias que conoceremos en este espacio”, expresó Ana Rita Russo de Sánchez, directora del programa Pisotón, durante las palabras de apertura.

El acto de instalación del seminario contó con la participación de la primera dama de la República, María Juliana Ruiz Sandoval; el rector de la Universidad del Norte, Adolfo Meisel Roca y la subdirectora USAID Colombia, Martha Aponte, quienes hablaron de la importancia de aunar esfuerzos para promover la salud mental desde la infancia.

La primera dama describió los pilares del trabajo de su despacho e hizo énfasis en la labor enfocada en lo que ella llamó “la nutrición del alma”, que expresa el fortalecimiento del desarrollo socioafectivo y socioemocional, los cuales se relacionan con la salud mental.

“Dentro de ese contexto de salud y bienestar para los niños, niñas y adolescentes, hemos liderado una campaña de protección y cero tolerancias con el maltrato, violencia y abuso contra menores”, afirmó María Juliana Ruiz Sandoval.

El rector de Uninorte destacó el trabajo de Pisotón y habló sobre cómo debería funcionar la sociedad en relación a los niños, y cómo en la universidad el bienestar integral de la comunidad educativa es prioridad sobre lo laboral y económico.

“Una sociedad debe proteger a quienes son los más vulnerables, y la niñez es una etapa de mucha vulnerabilidad en el desarrollo físico, mental y emocional de las personas. Nosotros recibimos estudiantes de 16 o 17 años, por eso el bienestar del ser humano es una prioridad”, explicó el economista.

Del contacto al aislamiento, efectos en la familia

El cierre de las escuelas y el confinamiento han causado en los niños, niñas y adolescentes estrés, depresión, frustración, enojo, aburrimiento y desmotivación. Esta avalancha emocional se agrava cuando se suma un entorno familiar disfuncional, hogares abusivos o violentos. Este preocupante diagnóstico fue descrito por la psicóloga y psicoanalista argentina Liliana M. Tettamanti, en su conferencia Del contacto al aislamiento, efectos en la familia, con la que abordó los conflictos derivados en la cotidianidad de la pandemia.

“Desde el psicoanálisis, diversos autores han señalado la necesidad que tiene el ser humano del otro para su crecimiento, desarrollo y maduración. En los niños el aislamiento ha causado un impacto abrupto en su forma de ser, de relacionarse, de jugar y aprender”, aseguró la psicoanalista durante la conferencia en la cual hizo énfasis en que los procesos psíquicos tienen que pasar por los sentidos, por lo cual el distanciamiento social trae consigo efectos sobre la psiquis.

La psicóloga y psicoanalista argentina Liliana M. Tettamanti durante su conferencia.

“Es importante que los padres y cuidadores comprendan que las experiencias subjetivas pueden ir modificándose al adquirir más adelante un sentido diferente. Por eso al entrar en contacto con un niño es factible ofrecerle la posibilidad de construir nuevos vínculos positivos y modificar el rumbo equivocado o dañado”, afirmó Tettamanti.

Seguido de la conferencista internacional, se desarrolló el conversatorio: La salud mental, una apuesta de país, con la participación de Constanza Alarcón, viceministra de Educación; Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades no Transmisibles de MinSalud y Liliana Pulido, subdirectora General del ICBF. Esta última resaltó que, durante los proyectos adelantados desde 2020, fue posible identificar que el uso de las expresiones artísticas, el arte como herramienta de trabajo, permite minimizar el estrés durante la pandemia.

“Desde el primer momento de la pandemia el ICBF fue una de las entidades del Gobierno Nacional que flexibilizó sus servicios para dar respuesta a los niños, niñas y adolescentes con base en tres pilares: seguridad alimentaria, pedagogía en casa y prevención de violencia”, señaló la funcionaria.

El senador Mauricio Gómez cerró la agenda académica con el anuncio de la radicación del proyecto de ley por medio del cual se crea e implementa la Cátedra de educación emocional en todas las instituciones educativas de Colombia en los niveles de preescolar, básica y media.

“En la Encuesta Nacional de Salud Mental de 2015 se encontró que un 44.7% de los niños entre los 7 y los 11 años presentaba al menos un síntoma asociado a trastornos mentales. Por eso en Colombia se debe legislar sobre la educación emocional, es necesario buscar el bienestar emocional, personal y social de los niños”, aseguró el senador.

El senador Mauricio Gómez finalizó su intervención con la noticia del proyecto de ley.

De la segunda jornada del seminario estuvo en agenda el panel La integración de saberes para la promoción y prevención de la salud mental, en la que participaron Ana Rita Russo de Sánchez, directora Programa Pisotón; Lina González, líder Salud y Bienestar de la Fundación Saldarriaga Concha; Andrea Escobar, presidente Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación y Ruth Chacón, docente de la Universidad del Bosque.

“Es necesario repensar la salud emocional, espiritual, física y mental de los adultos que acompañan a nuestros niños, los cuidadores porque si ellos están bien, nuestros niños estarán bien”, reiteró Ruth Chacón.

La jornada cerró con la conferencia Las transiciones educativas, una oportunidad para promover el bienestar emocional de la primera infancia, a cargo de Andrea Suárez, subdirectora de Calidad y Pertinencia Ministerio de Educación Nacional. Además del espacio titulado La salud mental de la infancia a la adolescencia, liderado por Alberto de Castro, Ph.D. en Psicología, decano de la División de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad del Norte.