Vida Manglar, el proyecto que el ministro Correa lanzó en Monaco Ocean Week

153

Colombia tiene una relación de cooperación con el principado de Mónaco desde hace unas décadas; se centra en la protección del medio marino y costero, la generación de capacidades científicas y la promoción del desarrollo sostenible, no solo en el país, sino también en América Latina.

. ‘Contribuciones de Colombia frente a los desafíos azules’ fue el título del evento liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible con el que el país participó, por primera vez como Gobierno, en Monaco Ocean Week, el espacio que una vez al año reúne a las partes interesadas en tomar medidas que preserven los océanos y en el que por primera vez Colombia participa como Gobierno.

Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, presentó en este espacio el proyecto Vida Manglar, insignia para Colombia y el mundo, ya que es la primera iniciativa carbono azul en manglares que se encuentra en proceso de certificación con uno de los estándares más altos.

El carbono azul es el conjunto de las existencias de carbono orgánico y sus flujos biológicamente mediados que son capturados y almacenados por los organismos vegetales de los ecosistemas marinos y costeros.

“Vida Manglar tiene como objetivo la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero debido a la deforestación por medio de actividades que permitan identificar, priorizar y ejecutar acciones para el manejo sostenible de los manglares en el Golfo de Morrosquillo. Fue concebido para brindar sostenibilidad financiera a través de la venta de carbono azul y fortalecer la gestión ambiental de largo plazo de tres áreas marinas protegidas; tiene como socios al Invemar (Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras); a la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS); a Conservación Internacional, a la Fundación Omacha, y a 14 asociaciones comunitarias de mangleros”, aseguró Correa.

El proyecto busca fortalecer la gobernanza local y el manejo de áreas marino-costeras protegidas a nivel regional, el uso de prácticas comunitarias sostenible de manglar, el incremento en la percepción del valor de los manglares, y conservar conectividad hidrobiológica del paisaje costero.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE PARA EL PAÍS?

Colombia posee costas en el océano Pacífico y en el mar Caribe, aproximadamente el 50 % del  territorio está compuesto por océanos. Es el primer país de las Américas en extensión de praderas de pastos marinos, y la segunda barrera de arrecifes coralinos más importante del Caribe.

Entre 2010 y 2020, el país multiplicó por 10 la cobertura de áreas marinas protegidas, al pasar de 1.33 % al 13.8 %, siendo este un gran logro que permitió superar lo fijado en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (Meta Aichi N° 11).

Las Metas Aichi de la Biodiversidad toman su nombre de la región japonesa Aichi, que albergó la COP-10 (Conferencia de las Partes); su propósito es frenar la pérdida de la naturaleza y están alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La meta 11 decía que a 2020, al menos el 17 % de las zonas terrestres y de las aguas interiores, y el 10 % de las marinas y costeras, especialmente las que revisten particular importancia para la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas, se tendrían que estar conservando por medio de sistemas de áreas protegidas administrados de manera eficaz y equitativa, ecológicamente representativos y bien conectados.

Colombia estuvo presente cuando se acordaron las metas, y no solo cumplió la número 11 para áreas marinas protegidas, sino que la superó alcanzando el ya mencionado 13.8 % que representa 12.817.181 hectáreas, un área similar al tamaño de Grecia.

El Gobierno Nacional, en cabeza del presidente Iván Duque, estableció como meta en su Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 la implementación de seis iniciativas de carbono azul en el territorio colombiano, para el uso sostenible de los manglares.

Monaco Ocean Week es un evento organizado por la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco, el Instituto Oceanográfico de Mónaco, el Centre Scientifique y el Monaco Yacht Club, con el apoyo del Gobierno del Príncipe.