La administración presentó un balance positivo en el desarrollo y ejecución de las obras, lo cual ha mejorado la calidad de vida de los barranquilleros.


Satisfechos se mostraron los concejales con el informe presentado por Rafael Lafont De Sales, secretario de Obras Públicas y Alberto Mario Salah, gerente de la Agencia Distrital de Infraestructura (ADI), quienes mostraron ante la plenaria los avances que ha tenido el distrito en materia de canalización de arroyos. Un flagelo que ha cobrado la vida de 115 habitantes de la ciudad.

El concejal citante, Antonio Bohórquez dijo durante su intervención que “este tema, discutido en varios escenarios por este concejo, se lleva a cabo como parte de nuestros deberes y agradeció a las personas que acompañaron la sesión y que coinciden en que Barranquilla no puede seguir siendo víctima de los arroyos y que la inversión que se haga debe ser dirigida cabalmente a ese propósito”.

Cabe recordar que desde que se inició el programa “Barranquilla sin arroyos”, se han construido 69 kms lineales de canales abiertos, box coulvert y tuberías subterráneas.

Al principio la exalcaldesa Elsa Noguera, intervino los arroyos de la calle 84 y 79, donde empezó a darle solución a los problemas hídricos de la ciudad, que continuaron las siguientes administraciones, donde ya se ha trabajado en más de doce de ellos con una inversión importante para su ejecución.

Por su parte el presidente de la corporación, Juan Ospino, expresó que “este Concejo hizo el trámite en el 2016 de este proyecto de acuerdo, gracias a que en Barranquilla el programa de gobierno que inscribió Alejandro Char, nos dimos la pela de llevar el Concejo a la calle, fueron 19 sesiones descentralizadas las que se hicieron y, ¿saben que pedía la gente en la calle? Canalización de arroyos y parques.Además de eso le pedimos el apoyo decidido del equipo de Planeación, porque nosotros queríamos un plan de desarrollo que se pareciera a la ciudad.

El gerente de la ADI, Alberto Salah manifestó que “hay que ponderar este concejo por su tarea y trabajo, ya que hemos cambiado la historia de la ciudad de Barranquilla. Entre el 2016 y 2019 se invirtieron $700 mil millones en la canalización de los 7 arroyos más peligrosos de la ciudad, los cuales se están pagando a través de la figura de vigencias futuras, en un billón 158 mil millones de pesos”.

También es importante aclarar que de los $2 billones aprobados por esta corporación para la canalización de arroyos, la administración solo uso $1,3 billones y se prescinde de seis años de vigencias futuras, ahorrando $716.000 millones, los cuales serán invertidos en diferentes obras para el beneficio de la ciudad. Al final de la sesión de control político, el concejal citante Antonio Bohórquez propuso que el debate quedara abierto y que se conforme una comisión accidental para revisar todo lo que ha pasado, las visiones encontradas, para proceder posteriormente a tomar la decisión más adecuada.

Spread the love