En este espacio inicial Salvatpre Mancuso, desde la virtualidad hizo mención a aspectos como:

▶️ “Lo que yo le puedo aportar a la JEP va desde la ampliación de temas que el componente de Justicia y Paz no tenía capacidad o interés, pero que es de pleno interés para la JEP. Hasta situaciones directas en las que participé como bisagra”, expresó Mancuso a la magistratura.

▶️ La magistrada Baldosea le pidió a Mancuso que se centrara en responder la pregunta sobre el relacionamiento con las Convivir, su participación en los grupos paramilitares entre los años 80 y 90. Asimismo, le pidió indicar el tipo de relación que tenía en esa etapa con la fuerza pública.

▶️ Mancuso relató el contexto en el que, según él, surgió el primer impulso de grupos de seguridad privada rural por parte de integrantes de la fuerza pública. Mencionó cómo el entonces comandante de la Policía, coronel Gustavo Leal Pérez, quien creó las bases de patrullaje rural.

▶️ Mancuso habló también de la conformación de “celadores rurales” y de la creación de lazos que generaron ”mecanismos de defensa” entre ganaderos y empresarios de la zona que intercambiaban información con la Brigada 11.

▶️ “Cuando fui a pedir ayuda y protección al Estado terminé reclutado por el Ejército”, dijo Mancuso. Y relató cómo frente a las extorsiones de la guerrilla pidió ayuda al mayor Frattini Lobascio quien le pidió su colaboración como guía y como informante para poder actuar contra la guerrilla.

▶️ Mancuso contó que luego se pasó a la compra de radios. “Nos enseñaron a manejar códigos de comunicación. Si yo quería decir que la guerrilla estaba pasando por mi finca decíamos ‘050729’, por ejemplo”, dijo Mancuso. “Frattini, el Ejército y la Policía nos capacitaron”.

▶️ “Yo tenía carnet del Ejército entregado por la Brigada 11. Tenía carnet de Policía Cívico. Chapa de la Policía Cívica. Tenía uniforme de la Policía Cívica”, relató Mancuso durante la Audiencia Única de Verdad.

▶️ Mancuso explicó que a través de las Convivir: “me entrenan en todo tipo de artes de guerra que son las que utilizo después y surge el patrón que desarrollamos y multiplicamos en el resto de Colombia. Yo no aprendí eso en las autodefensas, lo aprendí con la Policía y el Ejército”.

▶️ “Pedro Juan Moreno me asesora para crear la Convivir Horizonte Ltda. Con uniforme de policía cívica hacíamos retenes e inteligencia con la Policía. Todas las semanas hacíamos reunión en el comando de la Policía con el comandante y el subcomandante de la Policía”, dijo Mancuso.

▶️ Mancuso dijo que para entonces ya era conocido por el comandante de la Primera División, el general Iván Ramírez Quintero, por el gobernador de Córdoba y el secretario de gobierno Benito Osorio. “Todo el mundo sabía quién era yo”, dijo.

▶️ Mancuso se refirió a una ocasión en que comandó conjuntamente “dos contraguerrillas de la compañía Ballestas al mando del capitán Sánchez y del teniente Camelo, una contraguerrilla del batallón Junín y otro grupo bajo mi mando”, dijo.

▶️ En medio de esa operación se produjo el secuestro de dos ciudadanos suecos, “entonces me llama el comandante de la Brigada y me dice: ‘Salvatore, necesitamos sacarte de ahí urgente y vengas a ayudarnos a planificar la operación de rescate de los ciudadanos suecos'”, relató Mancuso.

Uno de los aportes que hizo Mancuso y que movió las redes sociales fue que: ‘Francisco Santos y Jorge Gnecco auspiciaron dos bloques de las AUC’, a lo que Santos respondió con un comunicado a la opinión pública donde afirmó que  derante 18 años ha sido investigado y nunca se ha aportadoi prueba de la vercaidad de esos señalameintos.

Proceso de Audiencia Única de Verdad

Recordemos que ante la magistratura y las víctimas, en calidad de oyentes, Mancuso Gómez debe aportar información verídica y constatable de con quiénes se relacionó en los altos mandos de la fuerza pública y de otras entidades del Estado, que no hayan sido judicializados, para planear, ejecutar y ocultar los crímenes, además de tejer alianzas que facilitaron el despliegue y las acciones de los grupos paramilitares en las zonas en que operaron.

Como punto de partida, en el proceso de contrastación judicial, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas se basó en un informe elaborado por el Grupo de Análisis de la Información (Grai) de la JEP que reúne el contexto macrocriminal de las estructuras paramilitares que operaron en Córdoba bajo el mando de Mancuso. Es en ese departamento donde inició y se consolidó su rol como comandante paramilitar. El contexto será presentado a través de varios videos que sintetizan los primeros rasgos de los cuatros patrones macrocriminales.

Además, Córdoba constituye uno de los territorios claves para entender la lógica de incursión y expansión del fenómeno paramilitar. ¿La razón? los modus operandi, prácticas, planes y/o políticas que fueron puestas en marcha se replicaron en otras regiones del país, como Norte de Santander, Sucre y Cesar.

Para construir el informe, el Grai consultó 120 fuentes judiciales provenientes de Justicia y Paz, la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía y el Consejo de Estado, así como sentencias de la Jurisdicción Especial de Restitución de Tierras. También tuvo en cuenta cinco informes entregados a la JEP por entidades del Estado, el Informe Final de la Comisión de la Verdad, nueve informes de organizaciones de víctimas y la sociedad civil, y doce informes de prensa.

A partir del análisis del Grai, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP identificó el siguiente patrón criminal: Apoyo a la conformación y expansión de grupos paramilitares, el cual está constituido por cuatro prácticas criminales que llevaron a la configuración de un aparato organizado de poder que facilitó la expansión y consolidación del control territorial de los paramilitares:

1.     Las Convivir como fachada del accionar paramilitar

Las Convivir fueron presentadas como asociaciones cuyo fin principal era brindar seguridad y prevenir y contrarrestar a los grupos criminales y las guerrillas. Bajo ese ropaje legal, establecieron vínculos estrechos con miembros de la fuerza pública, incluyendo algunos altos mandos militares de la Brigada 11, como el general (r) Iván Ramírez Quintero y el coronel (r) Lino Sánchez Pardo.

2.     Operaciones conjuntas entre paramilitares y fuerza pública

Las operaciones mixtas entre integrantes de la fuerza pública y los paramilitares generaron zozobra entre las comunidades y sembraron desconfianza en los miembros del Ejército y la Policía. Además, fueron el combustible de la violencia y una máquina de violaciones de los derechos humanos cuya principal víctima fue la población civil.

3.     Alianzas entre funcionarios, civiles, paramilitares y fuerza pública

Salvatore Mancuso lideraba en Córdoba una estrategia de consolidación política y social que se tradujo en nexos con funcionarios públicos y civiles que en su mayoría poseían un capital político en la región.

Esa estrategia buscaba:

  • Insertar paramilitares entre la población civil.
  • Adquirir reconocimiento de estatus político.
  • Reclutar nuevos integrantes en las filas paramilitares.

4.     Filtración de información del DAS con fines contrainsurgentes

La cooptación y el control de entidades públicas les permitía a los paramilitares no solo acceder a información privilegiada, sino perseguir a quienes consideraban un obstáculo en sus objetivos tanto militares como sociales, económicos y políticos. Funcionarios del desaparecido DAS, que entonces estaba en cabeza de Jorge Noguera y José Miguel Narváez, suministraron información de inteligencia que les permitió a los paramilitares afianzar su poder en entidades como la Universidad de Córdoba.

Cada uno de los días de audiencia se enfocara en una práctica del patrón criminal que enmarca los aportes a la verdad que debe entregar Salvatore Mancuso.  Este será el contenido que guiará el cuestionario que responderá el exjefe paramilitar a las magistradas y magistrados para puntualizar la nueva información que podría aportar sobre la relación entre paramilitares e integrantes de la fuerza pública.

Esta Audiencia Única de Verdad de Mancuso hace parte de una serie de diligencias especiales ordenadas por la Sección de Apelación de la JEP para resolver las solicitudes de sometimiento de exjefes paramilitares, como Rodrigo Tovar Pupo, conocido como ‘Jorge 40’, de agentes del Estado integrantes de la fuerza pública como el general ( r ) Jesús Armando Arias Cabrales, y terceros civiles como Enilce López, quienes, por sus condiciones particulares, tienen condicionado su ingreso a la JEP a la calidad de los aportes de verdad que puedan entregar a esta Jurisdicción. Arias Cabrales, por ejemplo, ya fue rechazado por la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas, luego de la Audiencia Única de Verdad.

La Audiencia con Mancuso se transmite a través de los canales de Facebook y Youtube de la JEP, así como a través del portal Web de la Jurisdicción (www.jep.gov.co)