El desarrollo comercial del centro de Barranquilla es uno de los más importantes en la región Caribe, el cual se evidencia con la existencia de nuevos establecimientos y un franco crecimiento de la demanda de energía. Sin embargo, el robo de energía en este sector de la capital del Atlántico superaba el 40%.

Esto implicaba que en energía se perdían al mes, cerca de mil millones de pesos. Dicha energía es equivalente a un mes del consumo del municipio de Polonuevo en el Atlántico.

La problemática era tan compleja que hoteles, hostales, ventas de zapatos, fruteras, cuartos fríos, oficinas, refresquerías y talleres, entre otros, intervenían la red eléctrica de manera ilegal y en forma constante, para así evadir el pago del consumo real del servicio, cometiendo en el acto el delito de defraudación de fluidos.

Por tales razones, la empresa a través de las acciones que adelanta para combatir esta conducta penal, las cuales se hacen en coordinación con la Policía Nacional y la Fiscalía, inició en esta parte de la ciudad los operativos pertinentes desde el mes de noviembre del año en curso.

Fruto de este trabajo articulado se han ejecutado varios procedimientos en establecimientos de comercio que robaban energía en el centro de Barranquilla.

En la calle 35 con 44 un almacén y bodega de zapato tenía líneas directas por fuera de la medida; billar en la carrera 43 con calle 42 con acometida intervenida; calle 41 con carrera 39 en el Hotel Costa Caribe que tenía dos líneas directas e ingresaban al establecimiento de manera subterránea; bodega con línea directa por fuera de la medida en la calle 32 con la carrera 35; fábrica de plásticos en la calle 39 con carrera 33 con conexiones ilegales; calle 35 con 44 almacén de zapatos con medidor que no estaba registrado ante la empresa; tapicería con servicio directo con medidor en la calle 44 con carrera 41; varias pescaderías en la calle 10 con carrera 44; cuarto frío y venta de gaseosas en la calle 17 con 38 con servicio directo con medidor.

Igualmente, un estadero con línea directa por fuera de la medida en la carrera 36 con calle 37; hotel en la carrera 44 con la calle 43 con servicio directo; venta de banano en la calle 9 con la carrera 41 con manipulación de elementos de medida; punto frío en la carrera 39 con calle 32 con línea por fuera de la medida.

En total, sólo durante los meses de noviembre y lo corrido de diciembre de 2022, se han realizado 576 revisiones y en 286 se ha evidenciado el delito de defraudación de fluidos.

A la fecha la empresa lidera con la Fiscalía cerca de 400 investigaciones penales por hurto, defraudación de fluidos y concierto para delinquir. Adicionalmente, han sido capturadas 172 personas. Se espera que en los próximos días el número de capturados incremente, por la gran cantidad de casos encontrados en esta zona comercial.

Por fuera de las acciones penales que se adelantan en estos casos, el Código Nacional de Policía y de Convivencia Ciudadana establece la imposición de multas de 32 salarios mínimos diarios legales vigentes y la suspensión temporal de la actividad de hasta 10 días para los establecimientos de comercio que se conectan a la red de distribución sin autorización previa de la empresa. Si reinciden en esta conducta en el término de un año, hay lugar al cierre definitivo del establecimiento.

Para el ingeniero Ramiro Castilla Andrade, Gerente de Air-e en el Atlántico es lamentable que sistemas de iluminación, motores y equipos de ventilación de alto consumo operen con energía que es robada de la red de la compañía.

“Cada vez que se pegan de manera ilegal a la red se pone en riesgo la prestación del servicio y la vida de las personas. Una mala conexión puede ocasionar una emergencia de grandes proporciones en sectores en donde a veces no pueden pasar los vehículos canasta de la compañía, pero abundan las redes ilegales”, dijo.

Spread the love