Por: Lucia Avendaño Gelvez

Formarse con alta calidad, en corto tiempo, enfocadas en proyectos institucionales y rodeadas de otras jóvenes directivas de Instituciones de Educación Superior (IES) de países emergentes y en vías de desarrollo fue la premisa con la que Fadia Khouri, directora del Centro para la Excelencia Docente (CEDU); Johana Quiroz, coordinadora del Proceso de Reflexión y Actualización Curricular, y Orieta Ospino, coordinadora de Cultura Universitaria y Liderazgo Estudiantil de Bienestar Universitario, se postularon a la convocatoria UNILEAD Colombia (Programa de Entrenamiento en Gerencia y Liderazgo Universitario, en español).

El objetivo: capacitarse de forma integral en temas de gestión de proyectos y liderazgo femenino transformador en IES, con proyectos individuales y orientados a la práctica de cada participante, adquiriendo así herramientas de administración, liderazgo, finanzas y demás aspectos fundamentales para el desarrollo exitoso de un proyecto institucional.

Desarrollado en 2008, UNILEAD forma parte del programa DIES (Diálogo sobre Estrategias Innovadoras de Educación Superior), coordinado conjuntamente por el DAAD (Servicio Alemán de Intercambio Académico, en español) y la Conferencia de Rectores de Alemania (HRK), y financiado por el Ministerio Federal de Economía, el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ). A nivel académico, es coordinado por el Center for Lifelong Learning (C3L) de la Universidad de Oldemburgo y la Universidad del Rosario, en Bogotá.

Entre los criterios de selección está el hecho de pertenecer a un proyecto de reforma del sistema educativo o liderar programas académicos. Con Fadia, Orieta y Johana, otras jóvenes profesionales del país, así como de Ecuador, Bolivia, Perú, Indonesia, Egipto, entre otros países, han vivido la experiencia. Cada una debía postularse con un proyecto, el cual era el instrumento clave a trabajar -de la mano de expertos de la Universidad de Oldemburgo (Alemania)- durante todo el proceso.

Y aunque la convocatoria es la misma, contiene varios programas. Johana participa de un programa exclusivo para mujeres. En el caso de Fadia y Orieta estaba abierto para distintos géneros. Los contenidos son impartidos en inglés, durante 7 meses. Este año, el desarrollo está pactado entre los meses de mayo y noviembre. Durante los picos de la emergencia por Covid-19, las clases fueron completamente virtuales. No obstante, de forma posterior, una fase se lleva a cabo de forma presencial en Bogotá, con todos los gastos asumidos por el programa.

Hablan las participantes.

“Esta es una gran convocatoria, que usualmente abre entre agosto y septiembre del año anterior y es muy bueno prepararse para aplicar”, dijo Fadia Khouri, quien participó con el proyecto del Modelo de Virtualización de Uninorte. Añadió que “este programa brinda la oportunidad del acompañamiento de un mentor en el desarrollo del proyecto y conocer otros proyectos, así como de trabajar con personas que tienen algunos similares al propio”.

La directora del CEDU anota que “es bastante intensivo con lecturas, tareas y revisiones de avances del proyecto, y luego de formar parte del programa quedas para siempre en la comunidad de UNILEAD y del DAAD, por lo que recibes todas las noticias, comunicaciones, invitaciones a eventos de la red”.

“Colombia es el segundo país que registra más participantes en la convocatoria, y tienen en muy buen concepto a los profesionales colombianos, por su disciplina y compromiso, lo cual nos brinda una ventaja frente al resto”, agrega Khori, invitando a todos a participar.

Johana Quiroz, quien se encuentra actualmente en el desarrollo del programa y pertenece a una edición especial del mismo que se abre cada 4 años, indica que “todo lo que hemos ido aprendiendo en cada módulo, en cuanto a temas de estructuración, costos, audiencias a impactar y demás, se aplica inmediatamente en el proyecto, en mi caso en el de reflexión y actualización curricular”.

“La segunda fase, que se dio de manera presencial, estuvo enfocada en el liderazgo de mujeres, en el que se trataron temas como la comunicación asertiva, el trabajo en equipo, escucha y consolidación de ideas, entre otros”, manifesta Quiroz Esmeral y agrega que “esto ha sido una experiencia maravillosa, con grandes profesores y el apoyo de otras mujeres participantes, que son grandes profesionales de toda Latinoamérica, jóvenes, con diferentes cargos y retos, te hace sentir que no estamos solas”.

Orieta Ospino, por su parte, resalta la relevancia de esta experiencia profesional en un contexto cultural muy variado. “Los módulos que más me han gustado fueron sobre gestión de proyectos y transformación digital, pues me permitieron conocer y aprender sobre herramientas innovadoras muy interesantes, no solo para mi proyecto, sino para el día a día de mi cargo”.

Ella, quien participó con el proyecto de Integridad Académica, motiva especialmente a las mujeres uninorteñas a participar de esta oportunidad: “vale muchísimo la pena estar pendientes de las fechas y participar de esta experiencia tan enriquecedora, tanto a nivel personal como profesional, así como para nuestra institución, que es una organización que apoya y promueve su talento”.

Spread the love