Universidad del  Norte se convierte en la primera universidad del Caribe en firmar este acuerdo, para el desarrollo del Programa de Mediación Penal, brindando respaldo a la Subdirección de Apoyo Caribe, de manera que los estudiantes de Derecho puedan mediar entre víctima y victimario en casos de corte penal.


La Universidad del Norte y la Fiscalía General de la Nación – a través de su Subdirección de Apoyo Caribe- firmaron un acuerdo para el desarrollo del Programa de Mediación Penal, con el fin de que los estudiantes del Departamento de Derecho puedan celebrar mediaciones entre víctimas y victimarios y, de esta manera, fortalecer los procesos de justicia restaurativa.

El artículo 518 de la Ley 906 de 2004 define la justicia restaurativa como “todo proceso en el que la víctima y el imputado, acusado o sentenciado participan conjuntamente de forma activa en la resolución de cuestiones derivadas del delito en busca de un resultado restaurativo, con o sin la participación de un facilitador”. Además, se entiende por resultado restaurativo, «el acuerdo encaminado a atender las necesidades y responsabilidades individuales y colectivas de las partes y a lograr la reintegración de la víctima y del infractor en la comunidad en busca de la reparación, la restitución y el servicio a la comunidad”.

El documento de acuerdo señala que “por disposición del artículo 521 del Código de Procedimiento Penal, son mecanismos de justicia restaurativa: la conciliación pre-procesal, la conciliación en el incidente de reparación integral y la mediación”. Es así como los estudiantes del Departamento de Derecho, que ya desarrollan labores en el Consultorio Jurídico, se suman a esta apuesta de país que tiene un impacto significativo en la descongestión de la justicia.

De esta manera, se crea el Programa de Mediación Penal del Centro de Conciliación del Consultorio Jurídico de la Universidad del Norte, el cual prestará servicios de mediación y de mecanismos de justicia restaurativa, “por conducto de los estudiantes que se encuentran realizando su práctica de consultorio jurídico, quienes cursan los dos últimos semestres del programa Derecho”.

Es decir, podrán participar aquellos estudiantes que cursen las asignaturas Consultorio Jurídico III y IV, y que aprobaron la asignatura de Mecanismos Alternos de Solución de Conflictos, prevista en su plan de estudios, y el taller sobre Técnicas y Aptitudes, previsto dentro del programa de actividades académicas de Consultorio Jurídico.

El académico agrega que esta iniciativa permite formar a los estudiantes en un mecanismo alterno de resolución de conflictos que cada vez adquiere más relevancia en Colombia, como lo es la mediación, y enfatiza en que “este convenio es parte de la estrategia de fortalecimiento de alianzas del programa de Derecho con empresas, organismos internacionales y explorando convenios con otras universidades para potenciar más iniciativas de alto impacto social”.

Por su parte, Juan Barrero Berardinelli, director del Consultorio Jurídico, explica que hay un esquema de justicia restaurativa que ahora se abre para que los estudiantes puedan participar en este tipo de procesos. El abogado detalla que la justicia restaurativa “apunta a una mirada menos punitiva del derecho penal para que, a través de la figura de la mediación, se pueda interceder entre la víctima y el victimario, y ayudar a la resolución de los conflictos penales”.

Barrero Berardinelli anota que “esta nueva competencia que nos dio la ley hizo que en el Consultorio Jurídico tuviéramos la iniciativa de solicitarle a la Fiscalía General de la Nación la participación en procesos que ya tuvieran identificados para realizar la mediación”. El director refiere que, previamente, hubo diversas sesiones preparatorias, reuniones y demás espacios durante vacíos meses.

“Ahora lo que viene es la preparación de los estudiantes y la descarga de procesos por parte de la Fiscalía, la cual -durante nuestra última reunión- nos habló de una descarga de 1 308 procesos susceptibles a la figura de la mediación”. De la cifra mencionada, la Universidad determinará con cuántos iniciará a partir del próximo año. “Actualmente, los estudiantes son conciliadores en el ámbito civil, pero aquí estamos hablando de la justicia penal, de la comisión de delitos, de hechos punibles”, menciona Juan Barrero. Delitos como el fraude, el hurto, la violencia intrafamiliar o las lesiones personales podrán ser mediados por los casi 90 estudiantes uninorteños que ya se encuentran ad portas de asumirlos dada su trayectoria académica y la aprobación de sus materias.

“Estamos abriendo una nueva temática en la que los estudiantes no habían participado y esto tiene un significado importante en la paz del país, en un proceso de reconciliación como el que vivimos (…) esta es una oportunidad formidable para aprender por parte de los estudiantes, para la Universidad del Norte en su propósito de formarlos y para la justicia con el fin de descongestionarse”, indica.

«Hay un esquema de justicia restaurativa que ahora se abre para que los estudiantes puedan participar en este tipo de procesos.»  Juan Barrero Berardinelli, director del Consultorio Jurídico de la Universidad del Norte.

Spread the love