Con el denominado pico de enfermedades respiratorias en buena parte del país, se suelen confundir algunos síntomas de patologías crónicas con los de el resfriado común, por ello desde NUEVA EPS se recuerda la importancia del autocuidado y medidas de bioseguridad, y evitar posibles focos de contagio de enfermedades como la tuberculosis. 

Así que cuidado, pues el principal síntoma de la tuberculosis es la tos con expectoración por más de 15 días, en algunos casos la expectoración puede estar acompañada de sangre, adicionalmente puede presentar, fiebre, sudoración nocturna, pérdida de peso (sin explicación), cansancio, debilidad, dolor de pecho persistente y dificultad para respirar (en casos avanzados de la enfermedad). 

Según recientes cifras del Ministerio de Salud y Protección Social, solo durante el 2020 se reportaron al Programa Nacional de Prevención y Control de la Tuberculosis (PNPCT), un total de 12.582 casos en el país. Además, se identificó que los más afectados eran los hombres con 8.277 casos reportados, frente a 4.305 casos presentados en mujeres. 

Con el fin de reducir estas cifras, el área de Promoción y Prevención de NUEVA EPS da a conocer los principales signos de alarma de Tuberculosis, y entrega una serie de recomendaciones para evitar su contagio.

¿Quiénes son más proclives a contraer la enfermedad? 

  • Niños entre los 0 y 14 años de edad. Vale la pena recordar que la vacuna contra la tuberculosis hace parte del Esquema Nacional de Vacunación, y es aplicada a recién nacidos totalmente gratis. 
  • Las personas infectadas por VIH tienen entre 20 y 30 veces más probabilidades de contraer tuberculosis. 
  • Los fumadores activos también son más vulnerables a desarrollar la enfermedad. 

 ¿Cómo prevenir su contagio?   

  • Practique el lavado frecuente de las manos. 
  • Cúbrase la boca al toser o estornudar y use tapabocas cuando vaya a tener contacto con otras personas. Evite permanecer en espacios reducidos con gran número de personas 
  • Utilice toallas de papel para contener las secreciones respiratorias y bótelas a la basura después de su uso.
  • No es necesario separar los cubiertos u otros utensilios personales, ya que la tuberculosis no se transmite por compartir alimentos o por la saliva. Es suficiente un adecuado lavado con agua y jabón.
  • Se recomienda mantener limpias las superficies al interior de la vivienda, evitando toser o estornudar sin taparse la boca.
  • El dormitorio en lo posible debe ser ventilado con acceso a la luz del sol, con ventanas amplias que permitan que el aire circule.
  • Se debe evitar fumar. El cigarrillo no causa tuberculosis, pero sí favorece el desarrollo de la enfermedad y puede complicarla.
Spread the love