La colección consta de 8 prendas elaboradas desde textiles reciclados, mallas,
texturas y efectos especiales.


Nueve costureras de tradición de Puerto Badel (Bolívar) vieron materializados los frutos de su trabajo con el lanzamiento de ‘Propósito’, la más reciente colección de la reconocida marca de moda Macondia, una iniciativa apoyada por Surtigas y su Fundación Promigas.

Por primera vez en 22 años, las mujeres beneficiarias del programa Comunidades Más Productivas dieron a conocer sus creaciones en una pasarela de talla internacional en Casa Cabrero (Cartagena), frente a personalidades del mundo de la moda, empresarios y ciudadanía.

A través de la iniciativa ‘Pescando Progreso’, se buscó fortalecer la productividad de 119 pescadores y 9 costureras de Puerto Badel y Lomas de Matunilla.

La directora ejecutiva de Fundación Promigas, Marcela Dávila Márquez, explicó que las costureras contaron con fortalecimiento técnico para confeccionar esta colección, además de un componente importante en innovación que contó con el acompañamiento de Macondia, con talleres personalizados sobre historia de la moda, el rol de los diseñadores y su impacto en la sociedad, el estudio de las grandes casas de moda a nivel mundial, tendencias y puesta en escena de pasarelas.

“Estamos orgullosos de ver los resultados del esfuerzo de este grupo de mujeres que cada día encuentran el camino para cumplir su Propósito”, expresó la directora de Fundación Promigas, y agregó que, a partir de esta intervención, “han incrementado en un 137 % su promedio de ventas mensual”.

A su turno, el gerente general de Surtigas, Santiago Mejía, comentó: “El proyecto que trabajamos con las mujeres costureras de Puerto Badel ratifica el potencial que tiene Colombia cuando unimos los sueños de la comunidad con los propósitos de nuestras empresas. En Surtigas queremos seguir transformando vidas y la mejor manera de hacerlo es impulsando iniciativas como esta”.

Sobre la colección
‘Propósito’ se “confeccionó” durante seis meses de trabajo, y está inspirada en las motivaciones e historias de vida de cada una de las mujeres costureras de Puerto Badel como la de Felícita Ahumedo Pacheco.

“Nunca pensé que tuviera la oportunidad de que mis prendas confeccionadas estuvieran en una pasarela. Estoy muy agradecida por el apoyo recibido por Surtigas, la Fundación Promigas y Macondia por ayudarnos a cumplir este sueño”, aseguró la beneficiaria de Pescando Progreso.

La colección consta de 8 prendas elaboradas con textiles reciclados, mallas, texturas y efectos especiales. Estará disponible a través de la web https://fundacionpromigas.org.co/coleccionproposito/

“Desde el principio fue un proceso maravilloso, y el aprendizaje fue por ambas partes. Estas mujeres tienen un talento gigante. Nos enorgullece que podamos mostrar a través de cada prenda una historia única que refleja los anhelos más profundos de sus corazones”, expresó María Gabriela Pareja, diseñadora creativa de Macondia, y dijo que el 15 % de las ventas estará dirigido a la Costuafro, la asociación de las beneficiarias.

A la pasarela se sumaron aliados como la Institución Tatiana Sierra, con la participación de mujeres sordas, y Carolina Barraza para maquillaje y peinado; el styling estuvo a cargo de Juliana Ayola. De igual manera, el fotógrafo David Jácome hizo el registro del evento.

Asimismo, participaron como modelos, con el apoyo del Concurso Nacional de la Belleza, la señorita Bolívar, María José Hernández, y la señorita Cartagena, María Camila Sinning.
En el marco del programa Comunidades Más Productivas, Surtigas y su Fundación Promigas lideran la iniciativa Pescando Progreso para fortalecer asociaciones y la generación de ingresos entre 128 beneficiarios (119 pescadores y 9 costureras) en los corregimientos de Puerto Badel (Arjona) y Lomas de Matunilla (Turbaná), en Bolívar.

Este proyecto cuenta con una inversión social de $230.000.000 de parte de Surtigas y su Fundación para contribuir al desarrollo sostenible de las familias de este territorio, comunidades afrodescendientes en situación de vulnerabilidad económica y social.
Los pescadores y costureras han contado con acompañamiento técnico, formación y herramientas para mejorar sus procesos artesanales.

La iniciativa tendrá una segunda fase enfocada en la comercialización de los productos de los beneficiarios, así como en su conexión con nuevos clientes a nivel local, regional y nacional.

Spread the love