Defensor del Pueblo hace llamado a los adultos para evitar que niños usen pólvoras durante celebraciones de fin de año

32

A través de una campaña de sensibilización en todos el país, la Defensoría del Pueblo buscará que los adultos asuman la responsabilidad de proteger a los niños, niñas y adolescentes de los riesgos relacionados con el uso de la pólvora.

Bogotá.-  “Durante las festividades de fin de año, y hoy que se celebra la Noche de las Velitas, es nuestro deber reiterar el llamado a que la pólvora solo sea manipulada por expertos y prevenir que al interior de las familias se utilicen artículos pirotécnicos que puedan causar dolor y quemen los sueños y el futuro de los niños”, dijo este martes el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Según datos del Instituto Nacional de Salud, INS, entre 2018 y 2019 se reportaron 832 casos de personas lesionadas por pólvora; del 2019 al 2020 fueron 839 (278 eran menores de edad) y del 2020 al 2021 el total fue de 725, entre los cuales 249 eran menores de edad.

Aunque hubo una disminución de las cifras de menores de edad lesionados por pólvora, atribuido a las medidas de bioseguridad y el aislamiento a causa por la pandemia del COVID-19, el Defensor del Pueblo reitera que no se puede bajar la guardia frente a este fenómeno que ha causado tanto dolor a cientos de niños cada año.

Para la Defensoría del Pueblo es claro que, al tratarse de lesiones externas y asociadas principalmente a las festividades, las mismas son prevenibles por medio de políticas públicas, pedagogía e implementación del principio de corresponsabilidad que vincula a las familias, al Estado y a la sociedad.

“Los niños y las niñas resultan especialmente afectados al ser las principales víctimas de las secuelas graves y, en algunas ocasiones, la muerte. Para la Defensoría del Pueblo es preocupante que a pesar de que las lesiones por pólvora se pueden prevenir, persiste su uso no regulado en fiestas y celebraciones. Por eso reiteró mi llamado a los padres de familia y adultos, para que acaben estas prácticas en sus barrios”, agregó el Defensor del Pueblo.

Es esencial que las entidades territoriales den cabal cumplimiento a la Directiva 020 de 2021 de la Procuraduría General de la Nación, mediante la cual se solicita a alcaldes y gobernadores la adopción de medidas eficaces, tendientes a disminuir y evitar el riesgo que corren los niños, niñas y adolescentes en los casos en que se les permite el uso y manipulación de artículos pirotécnicos, fuegos artificiales o globos. Para ello, deben expedir los decretos que regulen la fabricación, venta y manipulación de pólvora.

Además, es necesario continuar trabajando en promover la participación activa de la comunidad en los programas y campañas de prevención y riesgos del uso de los juegos pirotécnicos que proponga el municipio, así como también el cumplimiento de la Ley 670 del 2001 reglamentada por el Decreto 4481 de 2006.

“Las quemaduras y lesiones no solo causan una tragedia personal, sino que toda la familia y la sociedad se ven afectadas ante la ocurrencia de un solo caso. La Defensoría resalta que el bienestar e integridad de los niños y las niñas de Colombia debe ser una consideración primordial, en la que el Estado, las familias y la sociedad trabajemos unidos en la prevención”, concluyó Carlos Camargo.

Según cifras del Instituto Nacional de Salud, los tipos de lesión más frecuentes son quemaduras, laceraciones y contusiones, aunque también se presentan casos de amputación, daño auditivo y daño ocular. Los principales artefactos explosivos que causan afectaciones son los totes (32%); voladores (14%); cohetes (10%); volcanes (6%); sin dato (5%); luces de bengala (3%);  pitos (2%); juegos pirotécnicos (2%) y otros (26%).