Después de las fiestas, cuide su salud intestinal: los probióticos son la clave

80

Los probióticos son microorganismos vivos que aumentan los niveles de bacterias “amigables” en el intestino y preservan su equilibrio.


La llegada del año nuevo nos brinda la oportunidad de encontrarnos con nuestros seres queridos, lo que puede implicar compartir abundante comida. Sin embargo, a pesar de la alegría que rodea estas celebraciones, comer en exceso puede representar un desafío para la salud gastrointestinal durante las fiestas.

En Colombia, la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) afecta a 86 de cada 100,000 habitantes, siendo las mujeres quienes constituyen el 58% de los casos. Esta afección se caracteriza por síntomas notables como diarrea persistente durante más de cuatro semanas, presencia de sangre en las deposiciones y dolores abdominales intensos. Se ha identificado que la EII, en numerosas instancias, está asociada con la disbiosis, un desequilibrio en la microbiota intestinal, que a su vez, se origina como consecuencia de patrones alimenticios que incluyen una ingesta elevada de alimentos procesados, azúcares refinados y una insuficiencia de fibra.

En este sentido, es de vital importancia reconocer que implementar una dieta equilibrada no solo impacta positivamente en nuestra salud actual, sino que también es clave en la prevención de posibles consecuencias adversas en el futuro.

La importancia de la salud intestinal

En la última década, diversos estudios han revelado aspectos clave sobre la relación entre el intestino y la salud en general. Se ha descubierto que más del 70 % de nuestras células inmunitarias residen en el intestino, donde billones de bacterias benéficas desempeñan un papel esencial al protegernos contra microorganismos dañinos y contribuir a nuestro bienestar.

“El microbioma intestinal es un órgano oculto, igual de importante que cualquier otro, que alberga 100 billones de microorganismos que establecen comunicación con el cerebro, el sistema inmunitario y otros órganos, colaborando de manera crucial para preservar nuestra salud. Pues, cuando el ecosistema intestinal está alterado, el riesgo de hipertensión y enfermedades como la obesidad o la diabetes es mayor”, afirma el Dr. Álvaro Rojas, director Médico de Abbott en Latinoamérica.

Por otro lado, las bacterias que residen en el intestino también desempeñan un papel crucial en la salud emocional, ya que producen sustancias químicas esenciales para el cerebro, las cuales tienen un impacto directo en la salud mental. Un ejemplo destacado es la serotonina, una hormona reconocida por su capacidad para mejorar el estado de ánimo.

Conozca los probióticos: ayudantes amistosos en el intestino

Los probióticos son microorganismos vivos que se toman en suplementos y/o alimentos, que ayudan a aumentar los niveles de bacterias “amigables” para mantener el intestino en equilibrio. Así mismo, ayudan a contrarrestar la proliferación de bacterias dañinas, contribuyen a la función adecuada del sistema digestivo, fortalecen el sistema inmunológico, mejoran la absorción de nutrientes y desempeñan un papel clave en la síntesis de vitaminas esenciales.

De acuerdo con el doctor Rojas, “las dietas altas en carbohidratos refinados, ricas en pastas, arroz y cereales, pueden desequilibrar nuestro intestino. Lo mismo ocurre con el estrés o la toma de antibióticos. En estos casos, es recomendable acudir a la ingesta de probióticos, los cuales reducen la hinchazón intestinal y el riesgo de infecciones. Incluso hay estudios que sugieren que estos microorganismos tienen un impacto positivo en la salud del corazón y en el tratamiento del cáncer “, añade el vocero de Abbott.

Es importante mencionar que los probióticos también previenen y tratan muchas afecciones gástricas como la diarrea, el estreñimiento y el síndrome del intestino irritable, una afección crónica que puede volverse más común en la mediana edad8,9,10,11.

Pasos para mejorar la salud intestinal

Mantener una dieta equilibrada es un excelente punto de partida para preservar la salud del intestino. El yogur y los alimentos fermentados como el kéfir -o yogur- y el chucrut contienen probióticos3,4. También es esencial comer cereales integrales y fibra. Estos productos alimentan a las bacterias “amigables” del intestino, favoreciendo su desarrollo15,16,17. Adicionalmente, la toma de suplementos probióticos también es aconsejable.

Spread the love