La intención de los padres de vacunar a sus hijos contra el covid-19 es de un 90%

89

La vacunación contra el covid-19 en niños, niñas y adolescentes se adelanta en varios países del mundo, por lo que un grupo de investigadores realizó un estudio en 20 países de América Latina y el Caribe para medir la intención de padres, madres y cuidadores de menores de edad con relación a su inmunización.

La investigación, que tuvo un muestreo con 227.740 personas entre el 20 de mayo y el 14 de julio de 2021, tiene como principal objetivo conocer cuál es la percepción de la población con respecto a la vacunación de menores de edad y poder priorizar las estrategias de comunicación y educación en salud pública, que les permitan a las personas comprender el valor, importancia y evidencia científica a favor de la aplicación de los biológicos.

«El resultado principal es que la inmensa mayoría, estamos hablando de más del 92 %, de los padres desean vacunar a sus hijos. En el caso concreto de Colombia estamos en una cifra muy similar, en el orden del 90 %. La mayoría de los países, prácticamente todos, con excepción de Haití, en este análisis, tienen una intención favorable de vacunar a sus hijos», aseguró Alfonso Rodríguez, presidente de la Asociación Colombiana de Infectología – ACIN, quien fue el único representante del país en la investigación.

Dentro de ese 92,1 % que quiere vacunar a sus hijos, el 68,7 % no tiene dudas, y el 23,4 % manifestó que lo más probable es que los va a vacunar. Mientras que, el 4,5 % dijo que probablemente no, y el 3,3 %, que definitivamente no lo hará.

Aunque los valores tuvieron variaciones en cada país, en algunos la intención de vacunación de niños, niñas y adolescentes está por encima del 86 % y, en la gran mayoría, por arriba del 90 %, como en Colombia, México, Honduras, Brasil, El Salvador y Perú.

El estudio evalúa diferentes aspectos y factores sociodemográficos, que pueden estar asociados a la decisión de vacunar o no. Estas variables fueron objeto de análisis:

1. El nivel educativo marca una diferencia significativa. Hay que promover muchísima información al respecto para mejorar la intención en la vacunación.

2. La zona de residencia influye en las diferencias de intención de vacunación; en las más distantes y rurales, en las que el acceso a la información, internet e incluso medios de comunicación puede ser una barrera para estar bien informado, se observó menor disposición.

3. Las creencias asociadas, que conllevan, incluso, a ni siquiera implementar medidas de bioseguridad.

4. El hecho de haberse vacunado. Los adultos que lo hicieron tienen la intención de hacerlo con sus hijos, mientras que los que no se han inmunizado, no muestran disposición de hacerlo con sus menores, con una diferencia significativamente menor a nivel estadístico.

5. Quienes tuvieren covid, tienen una disposición mayor a vacunar a sus hijos.

6. La inseguridad económica es otro factor determinante para aumentar la probabilidad de no vacunar.

7. Las personas con comorbilidades mostraron mayor interés en la vacunación.

«La desinformación y la educación influyen en la disposición a la vacunación, por eso, diseminar correctamente información, evidencia científica, fomentar la confianza en las autoridades de salud pública, las sociedades científicas, es, sin duda, una tarea muy importante en este contexto de la disposición a vacunarse en general en toda la región de América Latina y el Caribe. El llamado es a la vacunación en familia», apuntó Rodríguez.

Agregó que lo más importante es que las personas adultas entiendan que «los beneficios que tenemos vacunando a la población infantil superan ampliamente los riesgos», y, aunque no se esperaba una pandemia, se ha hecho un esfuerzo internacional para desarrollar y entregar vacunas seguras, eficaces, gratuitas y sin barreras.

El estudio publicado en la revista Vaccines puede consultarse en el siguiente enlace: https://www.mdpi.com/2076-393X/9/11/1303/htm

Vacunación en Colombia

De acuerdo con el informe, en Colombia la intención de vacunar a niños, niñas y adolescentes es del 90,6 %, es decir que 9 de cada 10 padres colombianos piensa vacunar a sus hijos contra el covid-19.

Con corte al 7 de noviembre, la Dirección de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud y Protección Social registró que 537.372 niños y niñas entre los 3 y 11 años ya recibieron su primera dosis de Sinovac, vacuna autorizada para este grupo poblacional, lo que representa un poco más del 7 % del denominador.

Mientras que, en el grupo etario de 12 a 19 años, 3.201.345 adolescentes y jóvenes recibieron al menos una dosis, y 975.586 cuentan con su esquema completo.

Para Julián Fernández, director de Epidemiología y Demografía de la cartera de Salud, este estudio, además de arrojar un resultado esperanzador, es muy relevante porque les sirve a los países para determinar acciones pedagógicas para promoción de la vacunación e incentivar a aquellos más resistentes.

«El covid es una enfermedad inmunoprevenible. Vacunar a nuestros niños y niñas nos permite apuntar a reducir la transmisión, la generación de nuevas variantes y proteger el núcleo familiar de la transmisión intergeneracional», aseveró.

Y añadió que «lo más importante es que esta intención se traduzca en un hecho. Esto depende, por supuesto, uno, de garantizar el acceso, no todos los países han tomado la decisión de hacerlo todavía. Dos, de garantizar la equidad y disponibilidad de acceso a vacunas para niños y niñas de áreas rurales y urbanas. Y tres, de que en el momento de materializar la decisión los padres tengan información suficiente y que no sean confundidos por discursos no científicos, sino que puedan mantener la confianza en la toma de decisión y esta sea una decisión informada».

Desde el ente rector de la salud en Colombia se espera que la alta intención de vacunar a niños, niñas y adolescentes se materialice, para lo cual se trabaja en procesos de comunicación y educación que motiven cambios en las personas y, conforme confíen en la seguridad de los bilógicos y sus ventajas, se los apliquen en todos los grupos de edad.