Cuatro prácticas para tener una vida saludable

112

Con el objetivo de reducir la mortalidad asociada a las Enfermedades Crónicas no Transmisibles (ECNT) como cáncer, la enfermedad cardiovascular, diabetes y las enfermedades de vías respiratorias inferiores, el área de Promoción y Prevención de NUEVA EPS trae una serie de consejos cuyo objetivo es adoptar hábitos saludables que promuevan de manera positiva el desarrollo físico, mental, emocional y psicosocial de cualquier persona.

A continuación, las cuatro prácticas para tener buena salud:

1.    Alimentación sana:

  • Consumir alimentos variados y nutritivos (legumbres, cereales integrales, nueces, lácteos bajos en grasa, carne magra, pescado y huevo
  • Disminuir el consumo de grasas saturadas y evitar las comidas rápidas.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras (5 veces al día)
  • Evitar el consumo de bebidas azucaradas.
  • Limitar el consumo de sal y salsas.
  • Optar por alimentos integrales, ya que tienen mayor valor nutricional que los alimentos refinados.
  1. Actividad física:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la falta de actividad física es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad por enfermedades no transmisibles, como diabetes e hipertensión. Las personas que no practican actividad física – ninguna o muy poca – tienen un riesgo de muerte que oscila entre un 20% y un 30% más, en comparación con las personas que realizan actividad física de manera regular. Es importante tener en cuenta:

  • Realizar mínimo 150 minutos de ejercicio a la semana de actividades moderadas si tiene más de 18 años (caminar rápido, montar en bicicleta, nadar continuo, patinar, bailar)
  • Realizar mínimo 75 minutos de actividades físicas fuertes (trotar, correr, saltar lazo, deportes en forma recreativa como fútbol baloncesto, tenis, o actividades de gimnasio)
  • Los niños o menores de 18 años realizar por lo menos 60 minutos de actividad física.
  1. Evitar el alcohol:

El consumo de alcohol es nocivo y trae consecuencias para la salud de la persona que lo consume, principalmente asociadas a enfermedades como cáncer de hígado, esófago, laringe o estómago. Daña de manera irreversible las células cerebrales y puede causar diabetes, entre otras patologías

  1. Evitar fumar:

El cigarrillo es la primera causa de cáncer de pulmón, laringe, órganos digestivos y aparato urinario, así mismo es la razón de más del 80% de la mortalidad por enfermedades pulmonares crónicas. Según el Ministerio de Salud y Protección Social, el humo del tabaco contiene sustancias químicas tóxicas que pueden dañar las células alterando su ADN y causando su crecimiento de forma descontrolada.

Spread the love