Cuidar la vida y salud de niños Embera requiere de corresponsabilidad: Defensoría del Pueblo

21

Luego del fallecimiento de una bebé de tres meses de nacida, que pertenecía a la comunidad indígena asentada en el Parque Nacional de Bogotá, la Defensoría del Pueblo insta a las autoridades indígenas a permitir el trabajo articulado con la institucionalidad gubernamental, a fin de que niñas y niños de esa etnia cuenten con la garantía oportuna y efectiva de sus derechos fundamentales.


La Defensoría del Pueblo lamenta el fallecimiento de una bebé de tres meses de nacida, que formaba parte de la comunidad Embera, asentada en el Parque Nacional Enrique Olaya Herrera, en el oriente de Bogotá, al tiempo que les extiende un llamado a sus autoridades indígenas: trabajen de forma articulada con los entes distritales y nacionales para que los derechos a la vida y salud de su etnia, además de otros derechos fundamentales, tengan la debida garantía constitucional.

Lo acaecido, como llamado adicional de la institución colombiana de derechos humanos, requiere de la colaboración de los líderes durante las brigadas de salud que se programen en el asentamiento, porque de lo que se trata es de que los integrantes de esa comunidad indígena, incluidos niños, niñas y adolescentes, reciban una atención integral. Sobre todo porque son sujetos de especial protección constitucional y sus derechos prevalecen sobre los de los demás.

La Defensoría insta también a la Fiscalía Seccional Bogotá a darle celeridad a la investigación, con el propósito de que sean esclarecidos los hechos que rodearon el deceso de la menor de edad y, por sobre todas las situaciones, no se repitan.

La entidad, así mismo y a través de uno de los equipos especializados de su Regional Bogotá, ha venido acompañando y ofreciéndoles sus ofertas de protección de derechos a la comunidad Embera asentada no solo en el Parque Nacional, sino en las Unidades de Protección Integral (UPI) La Rioja y La Florida y en el albergue El Buen Samaritano. Con base en el acompañamiento y los hallazgos identificados, elaboró el informe ‘Emberas desplazados en Bogotá’, publicado a comienzos del 2024.

Adicionalmente, en el seguimiento a la situación de derechos humanos, el Ministerio Público ha realizado reuniones internas de coordinación y adelantado visitas de verificación a los diferentes lugares de asentamiento.

De otra parte, la Defensoría del Pueblo ha participado activamente en los Puestos de Mando Unificado convocados por la Unidad para las Víctimas y el Ministerio del Interior, escenarios donde ha hecho llamados especiales a la garantía de derechos de quienes buscan su integración local en Bogotá.

De igual forma y teniendo como fin encontrarle una salida estructural a la problemática, la Defensoría le recomienda a la Agencia Nacional de Tierras, como máxima autoridad de tierras de la nación, priorizar los procesos de identificación, legalización y adjudicación de predios a favor de las comunidades Embera en la capital del país, con miras a que tengan una reubicación con plena garantía de derechos.

A la ciudadanía en general, la exhorta a acudir a su App Contigo, herramienta tecnológica que cuenta con la interfaz de infancia y adolescencia. Cualquier situación de riesgo o vulneración de derechos contra ese grupo etario puede ser reportado, lo que contribuye, según sea el caso, a realizar permanente monitoreo, advertencia y activación de rutas.

Spread the love